Sentimientos que nunca se olvidan.

miércoles

Las apariencias engañan, al final la confianza siempre hace daño.

Hay una serie de amigos que te causan confianza con tan solo hablar y verla. Tu le tienes tanta seguridad, que le cuentas un secreto. Ésta a los dos o tres días está contándosela a todo aquel que se le cruza 
por el camino. En ese momento, la gente empieza a verte de forma rara, a reírse o a insultarte, y la que te quiere empieza a irse de tu lado. Tu reaccionas de una manera en la que intentas preguntarte o explicarte qué le pasa a todo el mundo contigo. Pasan los días, las cosas no cambian y sigues dándole vueltas a qué o quién puede haberse ocurrido eso. 

Preguntas a uno de tus mejores amigos, y al decírtelo ya caes en quien ha sido. En ese momento, te preguntan: ¿Porqué has confiado en esa persona? No la conoces de nada. Tú te quedas callado sin decir nada. 

Empiezas a unir el rompecabezas y te dices a ti mismo:
-¡Qué tont@ he sido! ¿Cómo he podido hacer eso?.

No confíes en nadie desconocido, por muy bueno que parezca. A veces las apariencias engañan. Intenta conocerle primero, no le cuentes nada, solamente donde os ponéis tus amigos y tu, lo que hacéis pero nunca le hables de ti ni tu grupo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario