Sentimientos que nunca se olvidan.

miércoles

Los verdaderos amigos nunca traicionan.

¿Qué es la traición?

Es cuando la persona en la que más confías, quieres, adoras... te lastima, que no te lo esperas. Ese ser querido, te hace tanto daño que te rompen el corazón de un golpe. Tenías tanta fe en ella que nunca pensarías que te iba a perjudicar.

La traición es algo que trae consigo tristeza, soledad, te llegan tantas cosas malas que caes en un abismo del que crees que nunca saldrás. Cuando eso ocurre, se te vienen grandes dudas a la cabeza y te rondan durante un tiempo. Que solamente tú puedes encontrar la respuesta. 

Ese sentimiento es tan grande, tan doloroso que se te van las ganas de comer, de luchar... de seguir hacia delante con tu vida. Te caes en el abismo y nadie puede sacarte solo tu con la fuerza que tienes en tu interior. Para investigar lo que ha ocurrido, el por qué te ha pasado esto debes ir investigando por tu parte. 

El dolor que sientes en ese momento nunca desaparecerá, no lo olvidarás nunca, y vivirás con él como una espina clavada en tu interior. Son cosas que son difíciles de sacar si no dejas de pensar en ello todo el rato. 

Piensas tanto en las dudas que te aparecen, que esa pena va aumentando poco a poco, sin que tu puedas hacer algo.

Esa sensación es tan grande que empieza a afectarte tanto mental como físicamente hasta que sin darte cuenta caes en el abismo. Ese abismo llamado DEPRESIÓN.

Los puñales que hay en tu corazón, son aquellos que te clavaron por la espalda y son difícles de sacar que no sabes ni cómo hacerlo.

El agujero en el que te encuentras, es oscuro, frío, no sabes ni hacia donde tirar ni hacia donde dejarte llevar. Ese agujero, ese pozo, es tan grande que te ahoga y te resulta difícil salir de ahí.

Para salir de ese pozo sin salida que te ahoga, debes conseguir fuerzas de tu interior, para afrontar lo que te sucede. Cuando pasas por algo así, lo mejor es apoyarse en la gente que más cariño te da. 

Si no te sientes con fuerzas para salir de esa tortura, protégete de la gente que te quiere y nunca te haría daño que siempre está a tu lado, contigo... Si no tienes ganas de recuperarte piensa en esa gente que lucha por ti y junto a ti. 

Las heridas son algo difíciles de curar, pero... con el tiempo se curan y cicatrizarán. Para que eso se cure mejor no hay nada más potente que una buena sonrisa a cada pena, cada lágrima derramada por esa tortura vivida... 

RECUERDA: No hay nada mejor que una sonrisa, en los malos momentos.





1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho la entrada, llevaas toda la razon :)

    ResponderEliminar