Sentimientos que nunca se olvidan.

viernes

Los errores.

¿A cuántas personas decidimos odiar durante el resto de nuestra vida?
 Probablemente toda la vida, pero siempre llega ese momento en el que nuestro enfado con aquella persona se desvanece y te dan ganas de llegar hasta ella para abrazarla y decirle que todo va bien. Puede que dos personas se puedan enfadar por algo serio o incluso por una tontería pero siempre hay algo que les une y que les hace olvidar lo que ocurrió.
¿Por qué no aprendemos de los niños? ¿Qué ejemplo les estamos dando?
Mientras que ellos se enfadan con su amigo porque no le ha dado un caramelo, firman la paz al segundo de enfadarse, saben que son los mejores amigos y que no pueden vivir el uno sin el otro. Y aquí estamos nosotros, que nos gana nuestro orgullo para pasarnos mucho tiempo sin hablar con dicha persona.
La vida sigue y si nos paramos a pensar un poco, no vale la pena enfadarse porque sea cual sea la razón lo echarás de menos y probablemente ya sea demasiado tarde para pedir perdón.

Yo si he llegado a enfadarme, pero también he llegado a perdonar y pedir perdón por mis errores. Cometer errores es de sabios y para eso estamos aquí para equivocarnos, dar marcha atrás y pedir perdón. La única manera que tenemos para poder seguir avanzando.

Cortesía de CSL. 

sábado

Perdonad la espera.

Hola pequeños locos y loca.

Espero que hayáis sabido esperar, tanto tiempo sin escribir ha sido un suplicio para mí y una eternidad. En esta entrada será un poco especial, nunca hablo con sentimientos y siempre con la cabeza, quiero hacer lo contrario.

Mi ausencia ha sido larga, he estado mucho tiempo en silencio y creo que es hora de hablar de nuevo y dar guerra. En este período que he estado en “modo off” ha sido un poco aburrido, pero a la vez ha sido rejuvenecedor. He aprendido muchas cosas, he reflexionado sobre otras y gracias a ellas creo que ya estoy preparada para volver al blog.

Cuando digo reflexionando sobre cosas quiero decir sobre mí misma, es un tiempo en el que he podido adquirir cierta madurez que creo que he alcanzado para poder seguir adelante con este pequeño proyecto de liberación. Me he dado cuenta que cuando escribía en las entradas anteriores lo hacía pensando y no con el corazón, cosa que no debería ser así. Tendría que ser con el sentimiento, ya que trato de escribir sobre ello.

He decidido abrir una nueva etapa donde pueda terminar de madurar, ayudaros con temas que me gustaría que me dijerais sobre lo que escribir. Quiero tener algún tipo de relación con los visitantes, que aunque lo tendría que haber realizado anteriormente.

En esta fase de mi vida en la que me encuentro, me gustaría escribir más sobre algunos temas mencionados anteriormente en el blog. Quisiera recuperar el pequeño entretenimiento que puse hace un tiempo y lo eliminé porque no tenía apenas repercusión. Hablo de la Canción de la semana una bonita actividad donde me agradaría que se volviera a realizar.

Dicho esto, quiero disculparme ante vosotros, por no escribir desde hace varios meses, los estudios y otras cosas personales no he tenido tiempo. Espero que muy pronto pueda volver a escribir con frecuencia y subir cosas más interesantes cada día con las que podais compartir vuestra opinión.

Con esto termino esta larga entrada y deciros que la semana que viene, no subiré nada de entradas porque viajo al extranjero y apenas tendré tiempo.


El correo electrónico para nuestra comunicación es: natiinatalia96@gmail.com

No dependas de nadie.

Alguien me enseñó que no hay que arrodillarse ante nada ni nadie. Que hay que luchar hasta el fin de mis días y defender a los míos a toda costa. Me enseñó que rendirse es de cobardes, pero más cobarde es aquel que abandonado sin antes haber  peleado. Me enseñó a que en la vida hay que ser valiente y tener coraje. Que los obstáculos de la vida te los pone ella y tu los vas saltando para poder conseguir tu meta. Que el camino solamente lo puedes elegir, pero una vez cogido ese camino no puede volverse atrás, pero sí equivocarse para que no vuelva a cometerlo.