Sentimientos que nunca se olvidan.

viernes

Si no luchas por lo que quieres, no mereces lo que deseas.

La vida, nos pone obstáculos, en los que debes ir saltando poco a poco para que cuando no te caigas no tropieces y te lastime. En esas dificultades que te propone que pases, posees tanta ilusión que no te importa lo que te ponga. Pero siempre hay una pequeña dificultad, cada día es más y más difícil pasar esas pruebas que nos colocan. 

Va pasando el tiempo y tu energía va disminuyendo, te vas cansando cada vez más. Por culpa de ese agotamiento comienzas a pensar que ya no tienes ganas de luchar, quieres dejarlo. 

Por muy difícil que se te pongan las cosas nunca debes rendirte. Siempre tienes que tener la misma ilusión que tienes siempre para que así no te duela nada.  Los estorbos debes dejarlos a un lado pero sin dejar de pensar que siempre tendrás uno que saltar.  Sin obstáculos en la vida, sin impedimentos para llegar a lo que queremos, sin luchar no hay nunca una recompensa. 

La fuerza que mantienes cada día, está llena de pruebas que nos vamos poniendo cada día y que debemos ir cruzando sin obsesionarnos y sin dejar de pelear. Nuestro sacrificio por llegar a la otra orilla en cada momento, no tendrá recompensa.
Si por el contrario te rindes... no tendrás tu bonita recompensa, lo que buscas se te esfuma. Si no te esfuerzas lo suficiente no tendrás tu premio para seguir, hacia adelante. 

Todo el la vida tiene un esfuerzo y un sacrificio, si luchas lo lograrás, si no lo haces, quedarás atrás. 

NO DEJES LA ILUSIÓN QUE TE AYUDA A SUPERAR TODO LO QUE TE OCURRE. LA ESPERANZA, LA ILUSIÓN Y LA FUERZA ES LA CLAVE PARA SALIR DE TODO.

jueves

No pierdas el niño que llevas dentro.

¿Os acordáis de cuando éramos pequeños? ¿Qué tiempos aquellos, verdad?  ¡¡Éramos unos enanos!!  

Pues sí, han pasado muchos años en los que nos hemos ido haciendo mayores y empezamos a darnos cuenta de cómo es el mundo realmente. 

Creo que cuando somos pequeños tenemos ilusión por todo y nos conformábamos con lo que nos daban para jugar. Vivimos en un mundo "happy", en el que nadie nos roba la felicidad que tenemos, dura eternamente, que nos aparta de la maldad que hay en el lugar donde vivimos. Éramos tan inocentes que antes de irnos a dormir teníamos que mirar debajo de la cama o dentro del armario porque pensábamos que había un monstruo. En las noches del 5 de Enero teníamos unos nervios que no los quitaba nadie, queríamos que llegase ya el día siguiente para ver qué es lo que nos iban a traer de nuestra enorme lista de juguetes. No queríamos dormir para ver y hablar con los Reyes Magos.  Estábamos toda la noche dando vueltas, nos quedábamos dormidos del aburrimiento la mayoría. Sólo pensábamos en ser grandes, en pensar qué seríamos de mayor en cada juego, en cada charla, dibujo... Nuestra imaginación no daba a basto en tantas cosas que queríamos ser o hacer. Siempre estábamos aprendiendo algo nuevo. ¡¡Qué recuerdos!!

Ahora me paro a pensar y pienso: ¿Dónde quedó esa ilusión? ¿Por qué hemos cambiado? ¿Éste soy yo ahora? ¿Dónde está esa personita traviesa que invadía todo mi tiempo y estaba siempre feliz?


Ahora, somos más exigentes, y vamos perdiendo esa ilusión que nos estremecía. Nos da igual lo que haya debajo de la cama, el armario, sin darnos cuenta se nos van muchas cosas importantes de la infancia.  Sé que vamos creciendo y dejamos muchas cosas atrás en medio de nuestro camino. Lo sabemos o nos creemos que sabemos todo. Cambia nuestra forma de ser, de pensar, el modo de actuar, Muchos tienen hasta una relación medianamente mala con los padres, por que nos pensamos que nos quieren fastidiar. Aunque todo lo que realizan para y por nosotros es por nuestro bien, no nos damos cuenta hasta que pasa algo grave o ellos tienen razón en algo que han dicho. 

Los padres es lo mejor que tenemos, el que nos enseñan, lloran y están a nuestro lado ofreciéndonos siempre su ayuda sin pedirnos nada a cambio. Sé que llegar a la adolescencia, nos hace cambiar todo y nos aleja de nuestra infancia poco a poco, vamos aprendiendo, y estamos aprendiendo a encontrar un sitio en nuestro entorno.

Hay una cosita que no debemos cambiar:  Por mucho que maduremos no hay que dejar atrás ni la infancia ni dejar que el angelito que fuimos algún día se nos vaya. Con ese niño interior hemos aprendido el cariño, el respeto, ¡¡TODO!! 


No mates a ese niño de tu interior porque algún día te hará falta y te arrepentirás. 

domingo

CONCURSO EN HOPINGTHEREALITY.BLOGSPOT.COM.ES


Yo me presento, es un concurso súper asdfjklñ. 
¿Os apuntáis, vosotros?
Es divertido. 


¡¡ANIMAOS!!
¡¡Qué disfrutéis del concurso!!
El concurso se encuentra en: hopingthereality.blogspot.com.es 

Sácale el mayor partido al presente.

No os da la sensación que los mejores momentos se te escapan demasiado rápido como para darse cuenta y decir qué ha pasado?

A mi me pasa muy a menudo, tanto que hay veces que quisiera retroceder atrás para ver lo rápido que se escapan las sensaciones bonitas, que tanto esperamos para alcanzar por un momento un poco de felicidad. Es un segundo o mili segundo aunque en realidad sean horas y horas pero para nosotros que estamos tan a gusto se hace demasiado corto como para saborearlo.

Para estas ocasiones yo creo que lo mejor es respirar hondo y disfrutar cada momento, cada segundo, minuto, milésima, plasmarlo como en un libro de recuerdos en nuestro cerebro. 

En él se pueden guardar todo tipo de álbumes de recuerdos que quieras como por ejemplo: 
1. Momentos Felices e instantáneos.
2. Momentos Alegres.
3. Momentos Tristes.

Así puede ser como una pequeña forma de disfrutar el día y cada minuto de éste para experimentar como ha ido al día siguiente no creéis?

Hay que disfrutar del día al máximo de lo que se te presenta no puedes dejar que se te escape porque puede ser que luego quieras recuperar el tiempo perdido y será tarde. 
Guarda los momentos de tu vida como te apetezca y disfruta de lo que se te presenta. 

lunes

Si te hacen sentir incómodo, hazle sentir incómodo a ellos y ganarás.

Con el paso del tiempo, vamos creando nuestro propio camino, dejamos atrás a los amigos, familiares... Te vas de su lado y empiezas a vivir en otro lugar, eliges tu propio camino, tu destino. 
Vas buscando un lugar donde estar tranquil@ trabajando el lo que más te gusta. Sin embargo, puede ser que cuando llegues te hagan sentir incómodo. En el tiempo que estás en ese pueblo, lo consiguen y te trasladas a otro sitio. Te alojas en otra localidad, pero siguen haciendo lo mismo y decides irte otra vez.
No dejes que los demás te incomoden, ni que te echen de ningún lado. Si lo hacen, harán siempre lo mismo con los nuevos inquilinos que lleguen allí. Si sienten que pueden hacer lo mismo con todo el mundo nadie les pararán los pies y seguirán haciendo lo que se proponen. 
Hazles ver que no pueden seguir haciéndolo, que tú tienes todo el derecho del mundo a estar donde quieras y nadie puede impedírtelo. Qué nadie te quite el derecho de sentirte lugar en un sitio donde no te conocen de nada y te hacen sentir incómodo solo por que eres nuevo. 

miércoles

Las apariencias engañan, al final la confianza siempre hace daño.

Hay una serie de amigos que te causan confianza con tan solo hablar y verla. Tu le tienes tanta seguridad, que le cuentas un secreto. Ésta a los dos o tres días está contándosela a todo aquel que se le cruza 
por el camino. En ese momento, la gente empieza a verte de forma rara, a reírse o a insultarte, y la que te quiere empieza a irse de tu lado. Tu reaccionas de una manera en la que intentas preguntarte o explicarte qué le pasa a todo el mundo contigo. Pasan los días, las cosas no cambian y sigues dándole vueltas a qué o quién puede haberse ocurrido eso. 

Preguntas a uno de tus mejores amigos, y al decírtelo ya caes en quien ha sido. En ese momento, te preguntan: ¿Porqué has confiado en esa persona? No la conoces de nada. Tú te quedas callado sin decir nada. 

Empiezas a unir el rompecabezas y te dices a ti mismo:
-¡Qué tont@ he sido! ¿Cómo he podido hacer eso?.

No confíes en nadie desconocido, por muy bueno que parezca. A veces las apariencias engañan. Intenta conocerle primero, no le cuentes nada, solamente donde os ponéis tus amigos y tu, lo que hacéis pero nunca le hables de ti ni tu grupo.